Qué son las Aftas o Fuegos Bucales

Actualizada en 20/12/2015

La úlcera recurrente oral (URO) estomatitis aftosa, afta y popularmente conocida como fuego bucal, es una enfermedad recurrente de la mucosa oral de etiología desconocida. Se caracteriza por pequeñas lesiones ulcerosas blancas-amarillentas, únicas o múltiples, redondas u ovaladas. Cursa con 2 a 8 episodios de lesiones por año, con una duración de 7 a 14 días y curan sin dejar cicatriz.

Historia Clínica: ¿Qué se debe preguntar un Cirujano Dentista acerca de la ulceración?

  • Generalmente hay una historia de úlceras recurrentes desde la infancia, aunque en un pequeño número de personas las úlceras pueden aparecer por primera vez en una etapa posterior.
  • La historia familiar de ulceración aftosa recidivante puede ayudar a confirmar el diagnóstico.
  • La historia debe tener en cuenta la duración de la úlcera.
  • Cualquier úlcera que ha estado presente por más de 3 semanas deben ser consideradas como potencialmente maligno y derivarse para biopsia.
  • Un historial médico completo se debe registrar para descartar otras condiciones y enfermedades ulcerosas.
  • Se debe consultar sobre el hábito de fumar, pérdida de peso, cambio en los hábitos intestinales, dolores en las articulaciones, fiebre o úlceras en cualquier superficie del cuerpo, por ejemplo lesiones de piel, genitales u oculares.

Esta recomendación se basa en la opinión de expertos de la Academia Americana de Medicina Oral y de la Asociación Europea de Medicina Oral [Scully et al, 2003] y la opinión de expertos en un artículo de revisión [Scully, 2006].

Úlcera Recurrente Oral - Afta - Fuego en la Boca

Figura 1. Estomatitis aftosa de la mucosa oral (menor). Se observa un anillo eritematoso alrededor de la úlcera amarillo grisásea en la mucosa oral del labio inferior. Tomada de: Slebioda Z, Szponar E, Kowalska A. Etiopathogenesis of recurrent aphthous stomatitis and the role of immunologic aspects: literature review. Arch Immunol Ther Exp (Warsz). 2014 Jun;62(3):205-15. Vía Open-i project (An Open Access Biomedical Image Search Engine).

Examen Clínico: ¿Qué se debe tener en cuenta en el examen odontológico?

  • Las úlceras aftosas orales se presentan como una o más úlceras redondeadas u ovoides, con un margen claramente definido, una base de color gris-amarillento y una periferia eritematosa.
  • Generalmente ocurren en superficies mucosas no queratinizadas como la cara interna de los labios, mejillas (bucca), piso de la cavidad oral, o la superficie ventral de la lengua. Si existen úlceras que afectan a otros sitio, se debe considerar la posibilidad de una enfermedad sistémica subyacente.
  • Clínicamente existen tres tipos de úlcera aftosa: menor, mayor y herpetiforme.
    • Las úlceras aftosas menores son los más comunes (alrededor de 80% de las aftas) y son típicamente de 2-8 mm de diámetro. Se curan en 10-14 días sin dejar cicatriz.

Estomatitis aftosa de la mucosa oral

Figura 2. Estomatitis aftosa de la mucosa oral (menor). Se observa un anillo eritematoso alrededor de la úlcera amarillo grisásea. Tomada de: Huang BL, Chandra S, Shih DQ. Skin Manifestations of Inflammatory Bowel Disease. Front Physiol. 2012; 3: 13. Vía Open-i project (An Open Access Biomedical Image Search Engine).

    • Las úlceras aftosas mayores (aproximadamente el 10% de las aftas) son más profundas y grandes que las úlceras menores y tienen un borde elevado irregular. A menudo son de 1 cm o más de diámetro. Se curan lentamente a lo largo de varias semanas, a menudo dejan cicatriz, que puede observarse en el examen.
    • Las úlceras herpetiformes (5-10% de las aftas) se presentan como múltiples úlceras(5-100) de tamaño de una cabeza de alfiler que pueden fusionarse para formar úlceras mucho más grandes, de forma irregular, extremadamente dolorosas. Estas úlceras se llaman ‘herpetiformes’ porque el cuadro clínico sugiere una causa viral, pero no son causadas por una infección viral. Suelen durar 10-14 días.

Esta recomendación se basa en la opinión de expertos de la Academia Americana de Medicina Oral y de la Asociación Europea de Medicina Oral [Scully et al, 2003] y la opinión de expertos en un artículo de revisión [Scully, 2006; Gonsalves et al, 2007].

Exámenes Complementarios: ¿Se debería investigar?

  • No existen disponibles pruebas de laboratorio específicas para confirmar la ulceración aftosa recidivante.
  • Se deben considerar exámenes complementarios pertinentes (por ejemplo hemograma completo, velocidad de sedimentación eritrocitaria, ferritina, ácido fólico y vitamina B12) en caso de sospecha de una enfermedad sistémica subyacente basada en la historia clínica y los hallazgos del examen clínico.

Esta recomendación se basa en lo que PRODIGY considera como buena práctica clínica.

Diagnósticos Diferenciales: ¿Qué otra cosa podría ser?

  • Cáncer Oral, los signos incluyen:
    • La ulceración de la mucosa oral que persiste por más de 3 semanas.
    • Inflamación oral que persiste por más de 3 semanas.
    • Manchas rojas, blancas, o rojas y blancas de la mucosa oral, sobre todo si son dolorosas, inflamadas o sangrantes.
    • El nivel de sospecha es aún mayor si el paciente es un gran fumador o bebedor excesivo de alcohol y tiene más de 45 años de edad y es hombre; otras formas de consumo de tabaco también levantan sospechas.
  • Similares a úlcera aftosa, parecen úlceras aftosas recurrentes en sus características físicas, pero se asocian con una enfermedad sistémica subyacente. Considere la posibilidad de una enfermedad subyacente, si las úlceras aparecen por primera vez tardiamente en la vida, afectan localizaciones atípicas en la cavidad oral (como el paladar o la gingiva (encías)), afectan sitios extra-orales (como los genitales), o están asociados con condiciones sistémicas.

Las condiciones sistémicas que cursan con úlceras tipo aftosas, incluyen:

      • Deficiencias de vitamina B12, ácido fólico o hierro.
      • La enfermedad celíaca y, ocasionalmente, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, u otros síndromes de malabsorción.

Estomatitis aftosa severa asociada a enfermedad celíaca - Dr. César Rivera - Patología Oral

Figura 3. Estomatitis aftosa de la mucosa oral asociada a enfermedad celíaca. Tomada de: Procaccini M, Campisi G, Bufo P, Compilato D, Massaccesi C, Catassi C, Lo Muzio L. Lack of association between celiac disease and dental enamel hypoplasia in a case-control study from an Italian central region. Head Face Med. 2007; 3: 25. Vía Open-i project (An Open Access Biomedical Image Search Engine).

      • Síndrome de Behçet.
      • Síndrome de Reiter.
      • Inmunodeficiencia, tales como la neutropenia, infección por el VIH.

Diagnósticos alternativos incluyen:

    • Infección oral primaria por herpes simplex, que puede ser asintomática, pero puede presentarse como gingivoestomatitis (inflamación de las encías y membranas mucosas de la boca) y faringitis.
    • Herpes Simplex intraoral secundario (herpes labial), que puede presentarse como un acúmulo de úlcera spequeñas de tamaño de una cabeza de alfiler que vuelven a ocurrir en el mismo lugar dentro de la cavidad oral, a menudo en epitelio queratinizado, sobre todo del paladar y la mucosa oral.
    • Reacciones adversas a medicamentos (por ejemplo, medicamentos anti-inflamatorios no esteroidales, nicorandil o betabloqueantes), puede haber una relación temporal con el inicio y el aumento de la dosis del fármaco.
    • Varicela, lesiones asociadas están presentes en la piel.
    • Enfermedad de manos, pies y boca, lesiones similares a ampollas pueden observarse en las manos o los pies.
    • Síndrome periódico, PFAPA (fiebre periódica, estomatitis aftosa, faringitis y adenitis).

Esta información se basa en Referral guidelines for suspected cancer from the National Institute for Health and Clinical Excellence [NICE, 2005b] y la opinión de expertos en un artículo de revisión [Rees and Binnie, 1996].

Tratamiento. Cómo se pueden manejar las úlceras recurrentes orales?

  • Siempre que sea posible, manejar factores precipitantes:
    • Trauma bucal: usar cepillos de dientes suave y evitar alimentos duros, como el pan tostado.
    • Ansiedad y estrés: Tratar con técnicas de relajación (por ejemplo yoga y meditación).
    • Alimentación: Si hay una relación obvia con ciertos alimentos, es mejor evitarlos.
    • Dejar de fumar: Dejar de fumar puede precipitar las ulceraciones, pero los beneficios generales para la salud son muy superiores al aparecimiento de aftas. La terapia de reemplazo con nicotina puede proporcionar algún alivio.
  • Ofrecer un tratamiento sintomático para el dolor, el malestar y la inflamación, sobretodo cuando las ulceraciones están causando problemas para comer. El tratamiento incluye:
    • Uso de un corticoide tópico de baja potencia (por ejemplo hidrocortisona). En personas con síntomas prodrómicos, tales como hormigueo o aumento de volumen, aplicar en esta etapa o tan pronto como aparezcan las úlceras.
    • Un enjuague bucal con un antimicrobiano (por ejemplo Gluconato de Clorhexidina) para prevenir la infección bacteriana secundaria, sobretodo si hay demasiado dolor para una buena higiene oral.
    • Un analgésico tópico si las úlceras son muy dolorosas.
  • Si las úlceras son poco frecuentes, leves y no interfieren con las actividades diarias (por ejemplo comer), puede que no sea necesario tratamiento.
    • Asesorar al paciente a volver a la consulta si no mejoran los síntomas o la úlcera persiste por más de tres semanas.
    • Considerar realizar una biopsia en casos que la úlcera persista por más de tres semanas. Un Cirujano Dentista con especialidad en Patología y Medicina Oral es el profesional indicado para el manejo de las lesiones de la mucosa oral.

Esas recomendaciones son consistentes con la opinión de expertos obtenida desde la literatura médica [Scully et al, 2003; Scully, 2006; Gonsalves et al, 2007].

Referencias

  • Gonsalves, W.C., Chi, A.C. and Neville, B.W. (2007) Common oral lesions: part I. Superficial mucosal lesions. American Family Physician 75(4), 501-507.
  • NICE (2005b) Referral guidelines for suspected cancer: quick reference guide. Clinical guideline 27. National Institute for Health and Clinical Excellence. www.nice.org.uk
  • Rees, T.D. and Binnie, W.H. (1996) Recurrent aphthous stomatitis. Dermatologic Clinics 14(2), 243-256.
  • Scully, C., Gorsky, M. and Lozada-Nur, F. (2003) The diagnosis and management of recurrent aphthous stomatitis: a consensus approach. Journal of the American Dental Association 134(2), 200-207.
  • Scully, C. (2006) Aphthous ulceration. New England Journal of Medicine 355(2), 165-172.

Texto basado en Clinical Knowledge Summaries (UK) http://cks.nice.org.uk/aphthous-ulcer

Qué son las Aftas o Fuegos Bucales
5 (100%) 4 votes