El blanqueamiento dental: seguridad, eficacia y evidencias científicas

Los cirujanos dentistas debemos acompañar las investigaciones sobre el tema, y siempre indicar el tratamiento blanqueador considerando la técnica más adecuada para cada paciente.

La cantidad de productos disponibles en el mercado y la falta de un control riguroso sobre cuáles composiciones presentan seguridad para el uso clínico acostumbran a provocar dudas en relación a la eficacia de los blanqueamientos o clareamientos dentales.

De manera general, el blanqueamiento dental es dividido en dos modalidades: el clínico (en la consulta dental) y el ambulatorio (en casa, supervisado por un cirujano dentista).

Todos los procedimientos blanqueadores supervisados por el cirujano dentista, siendo bien indicados son eficaces. Tanto las técnicas supervisadas con el uso de cubetas o cubetillas (similares a las férulas, Figura 1) como el método clínico tienen resultados satisfactorios, porque utilizan productos en base a peróxidos que presentan la capacidad de descomponer los cromóforos en moléculas menores que presentan visualmente mayor luminosidad.

Cubeta para blanqueamiento dental

Figura 1. Uso de cubetas para el blanquamiento dental supervisado por un cirujano dentista

Es fundamental que el cirujano dentista prescriba el tratamiento aclarador de forma adecuada, reduciendo la posibilidad de daños a la estructura dental, pulpa y encías.

Los geles con elevada concentración de H2O2 (15-38%) son usados en la técnica clínica por cortos periodos de tiempo (15-60 min.) en sesiones odontológicas de intervalos semanales. Sin embargo, de acuerdo a lo demostrado ampliamente en la evidencia científica, tanto en estudios clínicos, de laboratorio e histopatológicos, el uso de geles con concentraciones de H2O2 en torno al 30-38% causan sensibilidad post-blanqueamiento, la cual está asociada al desencadenamiento de una reacción inflamatoria aguda y necrosis tecidual, especialmente en dientes pequeños, como incisivos inferiores.

Para diversos investigadores, los geles blanqueadores con una concentración de H202 inferior a 20% son menos agresivos, siendo que cuando menor la concentración, menores son los riesgos de desarrollar efectos adversos. No obstante, que el protocolo de aplicación específico ideal para cada grupo de dientes aún está siendo establecido.
En la técnica clínica existe una modalidad de tratamiento donde se asocia la aplicación del gel aclarador con fuentes de luz (halógena, LED o láser). Sin embargo la literatura científica ha demostrado que este protocolo no presenta un efecto significativo en la aceleración del efecto aclarador, siendo la prevalencia y la intensidad de la sensibilidad dental aumentada, de acuerdo a estudios clínicos.

Otros geles blanqueadores disponibles en el mercado presentan óxido de titanio como activadores del H2O2, necesitando activación con luz para la efectividad del procedimiento; hasta ahora pocos estudios demuestran la efectividad y la seguridad de esta técnica, debiendo utilizarse con cautela.

Peróxido de carbamida al 10%, la modalidad más segura

La técnica de blanqueamiento ambulatorio (supervisado por el cirujano dentista) usando geles con un 10% de peróxido de carbamida (Figura 2), es considerada la modalidad más segura hasta el momento.

Gel de peróxido de carbamida al 10% - Dr César Rivera

Figura 2. Gel de peróxido de carbamida al 10%, considerado hasta el día de hoy (2015) como la alternativa más segura en blanqueamiento dental.

Esto porque el producto promueve una liberación lenta y gradual de apenas un 3,5% de H2O2, previniendo la difusión de concentraciones elevadas de este compuesto tóxico hacia la cámara pulpar. Este producto presenta un limitado efecto tóxico sobre las células pulpares en ensayos de laboratorio. Los geles ambulatorios son aplicados en la superficie dental por medio de cubetas o moldes personalizados por el cirujano dentista (Figura 3), las cuales son utilizadas por el paciente en periodos de 1-4 horas diarias fuera de la consulta odontológica (aplicación del gel en la Figura 4).

Cubetas para blanqueamiento o aclaramiento dental - César Rivera

Figura 3. Cubetas para blanqueamiento dental, individualizadas por un cirujano dentista

Actualmente, no se recomienda el uso nocturno de estos productos debido al riesgo de malposicionamiento de la cubeta y la deglución del gel. Se sabe que el empleo de geles a base de peróxido de carbamida por periodos de tiempo superior a 4 horas no presenta un beneficio estético, contraindicándose su uso por largos periodos.

Aplicación del gel aclarador dental - Dr César Rivera

Figura 4. Aplicación del gel clareador (blanqueador) en la superficie vestibular de la cubeta.

Geles más concentrados (16-22% de peróxido de carbamida) o geles a base de hidróxido de hidrógeno (6-10%) están disponibles en el mercado para su uso en el blanqueamiento ambulatorio, sin embargo ellos aumentan la toxicidad de la técnica y la sensibilidad dental. Estudios clínicos longitudinales demuestran que estos productos más concetrados promueven el mismo padrón de blanqueamiento que el gel con 10% de peróxido de carbamida al término de 14 días de tratamiento. Por lo tanto estos productos no parecen ser la mejor opción.

Los cirujanos dentistas deben prestar atención a la presencia de “grietas” en la estructura dentaria y a las áreas de exposición dentinaria (recesión/abrasión), así como a las restauraciones, que deben ser minuciosamente evaluadas antes de este tratamiento estético.

Este artículo -en su versión original en portugués- fue publicado en la edición de Noviembre de 2015 en APCD Jornal (páginas 04-05), con el título: Clareamento dental: seguranca, eficácia e evidências científicas [.pdf aquí].

El blanqueamiento dental: seguridad, eficacia y evidencias científicas
5 (100%) 3 votes