Dientes Sensibles o Hipersensibilidad Dentinaria

¿Tomarte un helado o un café en ocasiones es doloroso, a veces sientes molestias y haces muecas cuando te cepillas o usas hilo dental?. Puede ser que tengas un problema muy común, conocido como “dientes sensibles” o Hipersensibilidad Dentinaria.

Hipersensibilidad Dentaria - cesarrivera.cl - Salud Bucal

Entre las causas se incluyen las caries, fracturas y fisuras dentarias, esmalte dental desgastado, restauraciones (tapaduras) desgastadas y raíces dentales expuestas como un resultado de: un cepillado muy enérgico de los dientes (mal cepillado), cepillo de dientes duro, bruxismo (rechinamiento de los dientes), recesión de las encías y la enfermedad periodontal.

Cuando las estructuras que cubren a los dientes sufren daño por las causas mencionadas, quedan expuestas zonas porosas más internas de los dientes, que son las que transmiten las sensaciones dolorosas, estos “poros abiertos” son los responsables de la Hipersensilibildad Dentinaria.

Los dientes sensibles pueden ser tratados

La Hipersensibilidad Dentaria puede ser tratada exitosamente en la mayoría de los casos. Dependiendo de la causa, tu dentista puede que te sugiera que pruebes una pasta dental desensibilizadora, que contiene usualmente cloruro de estroncio, nitrato de potasio o citrato de potasio, los que ayudan a bloquear la sensación que va desde la superficie del diente hasta la Pulpa. Se necesitan varias aplicaciones de pasta dental desensibilizadora antes de que se reduzca la sensibilidad.
 

Figura 1. Muchas caricaturas asocian la hipersensibilidad dentinaria con un dolor gatillado por frío.

 
Si la pasta dental desensibilizadora no alivia tus molestias, tu dentista puede que te sugiera tratamientos en la consulta. Se puede aplicar un flúor barniz o unos agentes desensibilizadores especiales en las áreas sensibles de los dientes afectados. Cuando estas medidas no corrigen el problema, tu dentista puede recomendar otros tratamientos como una restauración, una corona una incrustación o la adhesión de resinas compuestas para corregir el defecto o la caries que causa la sensibilidad. El tipo de tratamiento dependerá de la causa de la sensibilidad.

Si la encía ya no cubre la raíz de tu diente (recesión de las encías), tu dentista puede recomendar un injerto de encía para cubrir la raíz, proteger el diente y reducir la sensibilidad. En los casos en que la hipersensibilidad es severa y persistente y no se puede tratar de ninguna otra manera, tu dentista puede que te recomiende un tratamiento de endodoncia (tratamiento de conductos) para eliminar el problema.

Partes del diente

El diente es un órgano vivo y ésta vitalidad se la da la Pulpa y la Dentina que la rodea, formando el Complejo Pulpo-Dentinario. La Pulpa contiene terminaciones nerviosas muy sensibles, pero sólo al dolor. Los dientes no sienten frío ni calor. Sólo saben de dolor y presión.

Diente seccionado

Figura 2. Diente seccionado a la mitad. La capa más blanca en la corona de este molar es el esmalte y gris oscuro, en la raíz el cemento. Ambas rodean una capa porosa conocida como dentina, que transmite los estímulos a la pulpa (centro rojo del diente). Nótese el defecto en el cuello del diente.

De la Pulpa (que está en el centro del diente, como la médula en los huesos) salen miles y miles de conductillos dentinarios (túbulos dentinarios), que atraviesan la Dentina y llegan hasta el Esmalte, pero sin atravesarlo. En el Esmalte no hay nervios, y por lo tanto el Esmalte es insensible. Es como las uñas, como el pelo. Tiene el mismo origen embrionario.

Lo que duele, no es el Esmalte, sino la Dentina, que transmite el estímulo a la Pulpa (el famoso “nervio” que se “mata” o se “saca” cuando se hace un tratamiento de conductos).

La Dentina está recubierta por Esmalte en toda la corona y en la raíz por Cemento. La corona es la parte del diente que puedes ver en tu boca. Todo lo que ves de un diente en tu boca es Esmalte de la corona. La raíz es lo que normalmente no vemos, es la parte del diente que está unida al hueso. Si desgastamos el Esmalte o el Cemento, debajo encontramos la Dentina, que  está atravesada por miles de túbulos microscópicos que alojan terminaciones nerviosas que llegan a la Pulpa (la que duele). Hay 65.000 túbulos dentinarios por milímetro cuadrado de superficie dental.

La hipersensibilidad

La sensibilidad de los dientes se manifiesta cuando la Dentina queda expuesta, posiblemente por las causas que nombré más arriba. Los túbulos dentinarios quedan al descubierto y su entrada se encuentra abierta. Los estímulos dolorosos se transmiten directamente al centro del diente, a la Pulpa. Cada túbulo dentinario mide una media de 0.5 a 2 micrómetros de diámetro.  Esto causa la Hipersensibilidad Dentinaria (el nombre de este malestar deriva de Dentina no de diente).

Hipersensibilidad dentinaria

Figura 3. La gran mayoría de las veces, la hipersensibilidad dentinaria se presenta luego de una recesión gingival, donde quedan expuestos los túbulos dentinarios. Estos túbulos transmiten estímulos a las fibras nerviosas presentan en la pulpa dental, provocando dolor.

En palabras muy simples, los dientes tienen varias capas, dos de ellas protegen la vitalidad del diente, actúan como una verdadera coraza o cáscara (acuérdense que los dientes están vivos, no son piedras) el Esmalte, que rodea la corona (la cabeza del diente, lo que vemos en la boca) y el Cemento en la raíz (esta parte normalmente no la vemos en dientes sanos).  Cuando estas barreras son destruidas o desgastadas, una capa interna del diente queda expuesta, conocida como Dentina, que transmite estímulos por los poros que ella presenta, estos poros son la entrada de unos tubos o túbulos que llevan la información a la capa más profunda del diente, la Pulpa (la que vulgarmente se denomina “nervio”), que contiene nervios dentro de ella que cuando se activan por la información que llega por los túbulos, ocasionan un dolor de corta duración (dolor agudo) que en este caso lo conocemos como Hipersensibilidad Dentinaria o Dientes Sensibles.

Dientes sensibles - Dr. César Rivera

Figura 4. Los estímulos como el frío, el calor, el tacto, los dulces, pueden provocar un movimiento de fluidos dentro de los túbulos dentinarios. Este movimiento es responsable de la sensibilidad.

El Cemento en la zona de las raíces puede exponerse por recesión de las encías (las encías se retraen) debido a enfermedad periodontal o a un cepillado demasiado vigoroso o por usar un cepillo duro (incluso por un cepillo en mal estado). El resultado puede ser la hipersensibilidad en la zona cercana al borde de la Encía. El bruxismo también puede debilitar el Esmalte en la zona cercana a la raíz y así exponer el Cemento y luego la Dentina (capa que transmite los estímulos dolorosos, por los túbulos que contiene).

Este tema continúa en la publicación Tratamientos para la Hipersensibilidad Dentinaria (Dientes Sensibles) te recomiendo leerlo!

Dientes Sensibles o Hipersensibilidad Dentinaria
4.72 (94.44%) 18 votes