Exodoncia del Tercer Molar (Muela del Juicio)

Te informaron que te tienen que extraer un tercer molar (muela del juicio ya que aparecen alrededor de los 18 años, cuando las personas tienen “juicio”) pero… ¿en qué consiste esta cirugía?. A continuación te informaré sobre generalidades del procedimiento, muchas de ellas contenidas en el consentimiento informado del área de cirugía de la Universidad de Talca, Chile.

Primero que todo, la exodoncia de terceros molares califica como una exodoncia “complicada” o “quirúrgica”. El detalle se acerca a molares que no están erupcionados (que no salieron) o mal erupcionados (en posiciones que causan problemas).

El Procedimiento

Si eres el paciente, ya estás sentad@ en el sillón del pabellón quirúrgico donde se realizará la cirugía. Bajo anestesia local (punción), se realiza una incisión con un bisturí en la encía que se encuentra sobre la zona en que se encuentra el tercer molar, de manera de descubrirlo y proceder a su extracción. Para ello, puede ser necesario cortar una porción de hueso (osteotomía) y/o cortar el molar (odontosección) que se va a extraer. Este corte se realiza con un instrumento llamado “micromotor”, el cual posee una punta rotatoria que es la que desgasta el hueso y/o la pieza dentaria.

 

Figura 1. Corte de hueso alrededor de un tercer molar. Posterior a la incisión realizada con un bisturí, y la separación de la encía (levantamiento de colgajo), se procede a la osteotomía realizada por un micromotor.

Una vez que el molar está en condiciones de ser extraído, se procede a soltarlo introduciendo un instrumento llamado “elevador”, el cual es una verdadera palanca. En este momento el cirujano deberá aplicar una fuerza que puede llegar a ser bastante notoria por ti.

 

Figura 2. Elevador recto dental, el cual actúa físicamente como una palanca. Es común sentir presión o crepitación cuando se usa.

Por último, se termina el procedimiento cerrando la herida con puntos de sutura. Tu tratante deberá te indicará las acciones a seguir para evitar complicaciones posteriores, las que deben estar escritas en letra legible o imprenta. Así mismo, extenderá una receta médica para disminuir molestias.

Consecuencias de no aceptar el procedimiento

Las complicaciones más frecuentes al no extraer un tercer molar no erupcionado o mal erupcionado, en definitiva aquel que tiene indicación de extracción, son:

Pericoronaritis o pericoronitis

Infección de la encía que lo recubre, lo que produce un cuadro llamado pericoronaritis, que se caracteriza por producir dolor, inflamación, mal olor y dificultad para abrir la boca.

Figura 3. Pericoronaritis. Inflamación aguda alrededor de la corona de un tercer molar, como consecuencia de un proceso infeccioso. La condición causa dolor.

Caries

En el molar adyacente, el diente vecino se ve afectado, lo que muchas veces ofrece un difícil tratamiento, ya que se ve comprometida una zona muy inaccesible de la corona y raíz de esta pieza dentaria.

Quiste

Alrededor del tercer molar no extraído, debido al crecimiento de un capuchón de tejido blando que lo envuelve cuando está dentro del hueso.

Figura 4. Quiste asociado a la corona de un tercer molar. La circunferencia más oscura alrededor del molar acostado es el quiste odontogénico.

Espero que este tema te sirva como orientación, y comprendas un poco más sobre este “temido” aspecto de la odontología. Nuestros temores y enemigos son vencibles una vez que los conocemos 😉 .

es Cirujano Dentista, Diplomado en Educación Basada en Competencias y Magíster en Ciencias Biomédicas con mención en Patología Oral de la Universidad de Talca, Chile. Doctor en Estomatopatología de la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP), Brasil. Autor de más de 40 trabajos científicos en revistas nacionales e internacionales, entre las que destacan BMJ, British Journal of Cancer, Oral Oncology y Journal of Dental Research.