Fin del dolor, gracias a procedimientos anestésicos

Los Dentistas derrotamos al dolor. Se rompe el mito gracias a los procedimientos anestésicos que hacen de los tratamientos acciones indoloras.

Los cirujanos dentistas no somos muy queridos por la comunidad –sí, lo sabemos-, porque se ha establecido la idea de que acudir a nosotros significa dolor, ya sea por experiencias vividas, por leyendas, sensibilidades propias de cada persona, temores, etc. Muchos de estos términos fueron relacionados con nosotros en lo que denominaría la época oscura de la odontología, pero actualmente los dentistas trabajamos para derribarlos.

Superman en el dentista - Dr. César Rivera

Figura 1. Portada de la época dorada de Superman, pero época oscura de la odontología. La atención dental hoy no es sinónimo de dolor. Las molestias han ido quedando en el pasado. No se debe castigar a las futuras generaciones con miedos de padres y abuelos.

No son pocas las personas que se sienten ansiosas o temerosas por tener que visitar al dentista, pero puedes estar tranquilo/a. Tu dentista quiere estar seguro que tu visita esté libre de molestias, de temor y ansiedad, tanto como sea posible, ¿por qué? , porque el manejo de esos factores para nosotros es un control de calidad, y la opinión del paciente importa.

Además, se ha comprobado  que en caso de existir dolor dental, éste tiene mayor duración en pacientes  temerosos, asimismo en pacientes ansiosos la intensidad de ese dolor suele ser mayor.

Fin del dolor gracias a procedimientos anestésicos

El control del dolor es la labor principal en la odontología, tanto como no ocasionarlo (con nuestros tratamientos) como controlarlo (cuando los pacientes llegan con él). Hoy la odontología no es sinónimo de dolor, los dentistas tenemos herramientas para controlar la ansiedad, evitar las molestias y dolores posteriores.

Pacientes y dentistas trabajamos juntos para lograr una atención más grata. No dejes que tus problemas se tornen más graves, consulta pronto!

La anestesia y la analgesia

Cuando hablamos de dolor, tenemos que saber que es la anestesia y la analgesia. La anestesia es la pérdida total o parcial de la sensibilidad, o dicho de otra forma, no se puede sentir dolor, calor, frío, presión en la zona que se encuentra anestesiada. Es lo que buscamos cuando “adormecemos” en la atención dental.

La analgesia es la pérdida de sensibilidad al dolor. La insensibilidad sólo al dolor nos interesa mucho, después de que el paciente ha recibido la atención, la analgesia busca un mayor confort para el paciente fuera de la consulta dental, la idea es que no se acuerde del dentista en su casa.

En Chile,  en general, para manejar el dolor durante la atención (intra-operatorio) los cirujanos dentistas tenemos la opción de adormecer o anestesiar las zonas o dientes en que vamos a trabajar, lo que se logra con los anestésicos locales, o causar una sensación de calma, conocida como sedación consciente, con la aplicación de sedantes o “pastillas para los nervios”.  Para disminuir las molestias o el dolor después de la atención (post-operatorio), podemos recetar analgésicos y antiinflamatorios.

Los cirujanos dentistas poseemos las herramientas para controlar el dolor, no dejes pasar más tiempo sin atenderte, atenciones oportunas y regulares te harán tener una sonrisa saludable y por supuesto, no presentar molestias!

Adormecimiento antes de comenzar a atender: el rol de los anestésicos locales

La anestesia local adormece el diente y las encías para evitar que sienta molestias durante el tratamiento dental. Hay dos tipos de anestesia local: tópica e inyectable.

1. La anestesia tópica ayuda a adormecer la superficie de las encías. Se puede usar para ayudar a eliminar el pinchacito o picada que algunos pacientes sienten con la inyección. La anestesia tópica se aplica con un algodón o con un cotonito.

Anestesia local tópica - Dr. César Rivera

Figura 2. Anestesia local tópica. La anestesia en crema es colocada sobre la encía. Muchas veces se utiliza antes de inyectar solución anestésica.

2. Los anestésicos inyectables (sí, los que se ponen con la aguja) previenen el dolor en el área de la boca donde se llevará a cabo el tratamiento. Generalmente se inyectan cerca del sitio del tratamiento u en otro lugar en la boca para ayudar a bloquear las terminaciones nerviosas y adormecer temporalmente zonas de la boca. La “temida” aguja para muchos, es de un pequeño diámetro y muy flexible… está diseñada para causar mínimas molestias. Además en la técnica se inyecta anestesia antes del avance de la aguja, así que el camino que recorre está anestesiado. Los anestésicos inyectables se usan para los procedimientos como la restauración (tapaduras) de los dientes, el tratamiento de los problemas del canal radicular (tratamientos de conductos), de la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías), la preparación de los dientes para coronas (fundas) y la extracción de dientes.

Sensación de calma: alivio de la ansiedad y el dolor mediante la sedación consciente

Los agentes contra la ansiedad o los sedantes pueden ayudarte a relajarte durante los procedimientos dentales. Se pueden administrar antes o durante consulta dental y pueden ser en píldoras, líquidos o inyecciones. Algunos pueden ser inhalados.

Los agentes contra la ansiedad o los sedantes se pueden usar con los anestésicos locales y los medicamentos contra el dolor durante los procedimientos como la colocación de las coronas. Algunos de estos agentes proveen lo que se llama “sedación consciente”, que significa que cuando se te administran, te  sentirás con sueño pero despierto y sensible. Para esto se aplican benzodiacepinas (las pastillas para los nervios), un grupo de fármacos entre los que se encuentra el diazepam y el lorazepam.

Analgésicos y antiinflamatorios: evitando el dolor después de la atención

Hay procedimientos dentales que producen dolor luego de ser realizados. De ser necesario, para evitar el dolor y la inflamación, los dentistas indicamos medicamentos antes que se produzca el dolor (inclusive antes de la atención), y que se consumen incluso cuando aún se está bajo efecto de los anestésicos locales. Los analgésicos se prescriben (recetan) por 3 a 5 días, lo que normalmente es suficiente para lograr alivio en el paciente.

Pon de tu parte: el rol del paciente odontológico

Como paciente, tu rol es discutir las opciones de tratamiento.

-Asegúrate de informarle al dentista de cualquier condición médica actual o de cambios en tu historia médica desde tu última visita.

-Infórmale a tu dentista de cualquier medicamento que estés tomando (productos con o sin receta – incluyendo terapias naturistas como las hierbas).

Recuerda mencionar cualquier alergia o dependencia que hayas tenido con algún fármaco y cualquier otro problema que hayas tenido con medicamentos anteriormente.

-Discute los riesgos y los beneficios de cada opción de anestesia.

Con nuestros conocimientos y tu colaboración podemos trabajar juntos para que estés más cómodo/a  aun durante los procedimientos más complejos. El primer paso es que nos visites, los procedimientos hoy son prácticamente indoloros. Colabora para que más personas accedan a la atención odontológica.

Fin del dolor, gracias a procedimientos anestésicos
4.95 (98.95%) 19 votes