Halitosis (Mal Aliento)

Puede que el mal aliento esté muy cerca de tu nariz, pero algunas personas no se dan cuenta que tienen un aliento desagradable. El “mal aliento”  o halitosis, es una condición muy angustiante que a menudo causa vergüenza. Si te preocupa el mal aliento, habla con tu dentista. Los dentistas podemos  ayudarte a identificar la causa de tu problema, y si se debe a una condición oral, puedemos desarrollar un plan de tratamiento para eliminarlo.

Ciertos alimentos, el tabaco, el alcohol y algunos medicamentos recetados y sin receta pueden causar olores en la boca. En un porcentaje bajo de los casos, el mal aliento puede ser de origen sistémico (algo que afecta el cuerpo en general) como de las condiciones de las vías respiratorias u otras enfermedades. Sin embargo, una causa principal del mal aliento en las personas saludables son los depósitos microbianos en la lengua, especialmente en la parte posterior, donde una capa bacteriana alberga los organismos y los residuos que contribuyen al mal aliento. Algunos estudios han demostrado que simplemente con cepillarse la lengua se reducen  los casos de  mal aliento un 70%.

Cepillarse la lengua reduce hasta en un 70% los casos de halitosis.

Los alimentos atrapados entre los dientes, alrededor de las encías o en la lengua pueden dejar un olor desagradable según se descomponen. Las prótesis que no se limpian correctamente pueden también albergar los alimentos y las bacterias que causan los olores. Ciertos alimentos, como el ajo y la cebolla, contribuyen al aliento desagradable porque contienen compuestos que causan olor. Cuando estos compuestos entran en la corriente sanguínea, son transferidos a los pulmones donde se exhalan. Usar los enjuagues bucales solamente disimula el olor de la boca. Pocos estudios han examinado la eficacia a largo plazo de algún enjuague bucal en particular para reducir el mal aliento.

¿Besarías una boca llena de microorganismos y restos de alimentos?

La enfermedad periodontal, la condición en que las bacterias atacan los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes, puede tener un rol en la creación del mal aliento. La boca seca, o xerostomía, es otra condición que puede causar mal aliento.

La enfermedad periodontal causa mal aliento.

Bajo condiciones normales, la saliva remueve muchas partículas que causan olor. A veces el flujo de saliva disminuye, lo que causa un problema conocido comúnmente como boca seca.  Si tienes la boca seca, tu dentista puede que te recete saliva artificial o te puede sugerir que uses dulces sin azúcar y que aumentes el consumo de líquidos. Los productos derivados del cigarro causan mal aliento, manchan los dientes e irritan los tejidos.

Algunos medicamentos, problemas de las glándulas salivares o respirar continuamente por la boca pueden también contribuir al mal aliento.
Si tu dentista elimina las causas anteriores, y mantienes una buena higiene oral, incluyendo el cepillado meticuloso de la lengua, el mal aliento puede ser el resultado de una infección local en las vías respiratorias (nariz, garganta, tráquea, pulmones), de sinusitis crónica, drenaje postnasal, bronquitis crónica, diabetes, trastornos gastrointestinales, o de una enfermedad de los riñones o del hígado. Si tu boca está saludable, puede que te deriven a tu médico o a un especialista para determinar la causa del mal aliento.

En cuanto a temores poco convencionales, la actriz Megan Fox odia tanto el mal aliento, que para ella es una fobia


SUGERENCIAS PARA CONTROLAR EL MAL ALIENTO

  • Mantén una sonrisa saludable. Programa visitas regulares al dentista. Si te preocupa que tienes mal aliento constantemente, lleve un diario de lo que comes.

Una boca sana mantendrá lejos las causas del mal aliento.

  • Haz una lista de los medicamentos con y sin receta que estás tomando y llévala a tu próximo chequeo. Hazle  saber a tu dentista si has tenido alguna cirugía o enfermedad o si tu historia médica ha cambiado desde tu última visita. Y, evita el uso constante de las pastillas de menta y de otros dulces duros que contienen azúcar que pueden causar caries.

    Los fumadores a menudo no tienen buen aliento y eso es ¡matapasiones!

  • Cepíllate tres veces al día con una pasta dental con flúor y tómate  tiempo para cepillarse la lengua. Una vez al día, usa cepillo interdental para limpiarte entre los dientes. Si usas prótesis removible, quítatela por la noche. Límpiala completamente antes de ponértela al otro día.
  • Si necesitas más ayuda para controlar la placa dental, tu dentista puede recomendarte el uso de un enjuague bucal especial antimicrobiano. Un enjuague con flúor, además del uso del cepillo denta e interdental, puede ayudarte a prevenir la caries.
¡Valora este artículo!