Lo que hoy es una herejía se suele convertir en la ortodoxia de mañana

Una vez más es hora de los pájaros nocturnos. No hay nada más sublime que una cerveza en lata servida sobre un platillo, y por una mujer, es un cuadro poético, rupturista y de dignidad tan grande, que disfruto al máximo cada vez que sucede.

La política ha dejado de ser una política de ideales para convertirse en una política de programas, sin embargo de los mismos (2) lados se siempre poco de sabe de ello, y eso que pretenden repetir. El Sábado 16 de Enero del 2010 escribí una nota en Facebook, titulada: El Lunes no será otro Chile, que finalizaba con la siguiente sentencia “ya que en Chile las cosas se hacen en la medida de lo posible y ese horizonte no se encuentra más allá de un par de pasos”.

Si bien era dos años más joven, la carga de emotividad e idealización no acompañaban mis 27 años. Ahora, que me acerco irremediablemente a los 30, creo que brotan nuevamente aspiraciones  que plasmábamos con algunos cercanos en blogs y pasquines algo subversivos allá por los 2005-2006. Y no se trata de candidatos ni programas, siento que emerge una nueva espuma que está dejando volar a sus burbujas. Eso de que no se puede ser hombre, y mucho menos artista, sin tener una conciencia política es profundamente cierto, y en este llamado que hace el italiano Visconti, debo manifestar que contrario al Sábado 16 de Enero, esta vez si nacerá un nuevo chile… se huele un empoderamiento que de alguna forma se canalizará -no sé- como en un cuerpo articulado de nodos de necesidades sociales contemporáneas…

En este nuevo proceso eleccionario que toca este 2013, me siento invitado no a votar a ganador o a la mesura, sino otorgar un voto de confianza a esas burbujas de hoy, que tal vez alumbren luego, total lo que hoy es una herejía se suele convertir en la ortodoxia de mañana.

¡Valora este artículo!