Minorías proféticas de choque

Hace algunos días atrás leí una interesante entrevista a Patricio Basso en El Desconcierto, que se titula:

Universidades son mejor negocio que la cocaína

En la entrevista realizada por Patricio Araya, Basso se refiere a la gratuidad universitaria, lucro y otras hierbas, mostrando interesantes cifras.

En una de las preguntas, Basso presenta algunos conceptos que para un Cirujano Dentista como yo eran desconocidos y que me gustaría rescatar.

“(Jacques Maritain) introdujo un concepto que es muy valioso que son las minorías proféticas de choque (o minorías de choque proféticas). Son minorías que se adelantan a los eventos para cambiar las circunstancias y así evolucione la sociedad donde están metidas. Yo seguiré siendo minoría en pos de que las cosas cambien”.

Veo que las personas que están dentro de estas minorías proféticas deben sentirse en “La Frontera”, expandiendo los límites de lo posible. Muchas veces he discutido conceptos parecidos a esto con otras personas, pero no había encontrado una expresión tan noble.

¿Quién fue Jacques Maritain?

Un filósofo francés (1882-1973), que pensaba que “El Estado no tiene otro fin que asegurar el bien común Este es distinto de la suma de los intereses particulares. El deber del Estado es la justicia. El poder político se legitima si está al servicio del hombre. Pero un hombre concreto que no se entiende sin su dimensión comunitaria. Por eso la democracia es mucho más que el cumplimiento de unas reglas constitucionales”.

El ala izquierda de la Democracia Cristiana reivindicó sus posiciones sociales, aunque él siempre mantuvo las distancias con los partidos confesionales.

Enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Maritain

Algunas otras referencias googleando encontré sobre estas minorías, las destaco a continuación:


Políticos capaces de enfrentar el camino difícil

Con la expresión “minorías proféticas”, Maritain se refería a políticos que en vez de dedicarse a adular a la multitud (seguir las encuestas diríamos hoy) se atreven a plantear los caminos difíciles del sacrificio y el esfuerzo compartido. ¡Pero cuidado! Estos profetas no son iluminados autoritarios que desprecian a la plebe. Se trata de líderes que sabiendo escuchar y estando dispuestos a respetar la voz del pueblo, no confunden esas virtudes con la actitud cobarde del que nunca defiende posiciones de principios.

Patricio Zapata. Los políticos que necesitamos. La Tercera.
Enlace: http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2013/04/895-518913-9-los-politicos-que-necesitamos.shtml


Grupos que desatan luchas de emancipación y dignificación

Jacques Maritain consideraba que cualquier teoría democrática debería encarar francamente el problema de pequeños grupos dinámicos, libremente organizados, que, como representantes no electos, como “profetas autodesignados”, desatan luchas de emancipación y dignificación, mientras un pueblo “dormido” soporta como cosa ordinaria “las miserias de cada día y las humillaciones usuales”
Los grupos que interesan a Maritain ya no sólo desconocen decisiones legislativas o ejecutivas particulares, sino que pueden llegar a contrariar a toda la sociedad, cuando ésta tolera con indiferencia lo que, a juicio de la minoría, debiera rechazarse.

Bosco Parra. Minorías de choque y poder político. 2002. Polis. Revista Latinoamericana, (3).
Enlace: http://polis.revues.org/7711


Intuir los caminos del mañana

La función de esos grupos, minorías proféticas de choque, es avivar la conciencia colectiva e intuir los caminos del mañana.

Cuadernos para el diálogo. 1965. Volumen 2, Números 16-27 Pennsylvania State University.


Los servidores inspirados

¿Cómo llamarlos? – digamos que a los servidores inspirados o a los profetas del pueblo. Y estos servidores o profetas del pueblo no son – o no son necesariamente– los representantes elegidos por el pueblo. Su misión halla su origen en su propio corazón y su propia conciencia. En este sentido, son profetas por propia elección. Son necesarios al funcionamiento normal de una sociedad democrática y son especialmente necesarios en los períodos de crisis, nacimiento o renovación profunda de una sociedad democrática.

El pueblo debe ser despertado y esto quiere decir que el pueblo dormita. Por regla general, las personas prefieren dormir.

Finalmente, ¿cuáles pueden ser las armas del pueblo para protegerse a sí mismo y proteger al cuerpo político, sea contra los falsos servidores del pueblo y las falsas minorías de choque proféticas, sea contra la corrupción de los verdaderos servidores del pueblo y de auténticas minorías de choque proféticas que pasan de la lucha por la libertad a la lucha por la dominación? Nada puede sustituir, a este respecto, a la fuerza del ethos común, a la energía interna de las convicciones democráticas y de la moralidad civil del pueblo mismo, a la complacencia que encuentra (o debería encontrar) en una libertad real que asegura su dignidad en su existencia de cada día y en un standard de vida verdaderamente humano, ya su participación activa en la vida política a partir de las estructuras de base. Si esas condiciones faltan, está lapuerta abierta a la mentira.

Maritain, Jacques. La carta democrática. 1951.
Enlace: http://www.jacquesmaritain.com/pdf/09_FP/09_FP_CartaDem.pdf


Con certeza el camino del disentir es mucho más difícil que el de asentir. Y ello puede ser extrapolado más allá de la política misma. Por ejemplo a la ciencia, donde es mucho más fácil comunicar algo que no va en contra la corriente principal que ideas nuevas y tal vez perturbadoras. Veo que en las minorías proféticas de choque unas fuerzas de cambio, que coordinadas y aglutinadas pueden llegar a ser muy relevantes.

4 visitas totales (desde la habilitación del registro), 1 visitas hoy

Minorías proféticas de choque
5 (100%) 2 votes