Motivarse en la carrera cuando no nos va tan bien

Con la llegada de Septiembre se vislumbra ya el fin del periodo académico y con ello momentos definitorios para situarnos el próximo año frente a otra realidad.

Pese a lo que se pudiera pensar, existe una falta generalizada de información cuando optamos por nuestra carrera universitaria. Se elige en función de lo que se cree que es la carrera, y no de un conocimiento acerca del campo laboral y las perspectivas. Por otro lado, uno piensa que al elegir lo que realmente le gusta, ya no vamos a padecer de materias que no son de nuestro interés (((cuek!))), lo cual es absolutamente falso, si a eso se suma dificultades en las técnicas de estudio y resultados mediocres o realmente malos -que se pueden reflejar en las primeras pruebas- uno puede comenzar a leer esta dificultad como una mala elección de carrera y por qué escribo esto, porque como muchos lo viví.

La carrera de odontología, tiene ‘momentos oscuros’, como todas, a veces con grandes cuestionamientos. No hay que ser tan duro con nosotros mismos, permitámonos tantear y equivocarnos, abrirnos al entusiasmo, que muchas veces no llega porque estamos desconectados emocionalmente y nos llueve, y pese a todas las palabras de apoyo, consejos y etc., etc., nada nos viene bien, ya que para darle cambio al mal clima que nos acompaña, debemos ponernos manos a la obra.

La capacidad de entusiasmo es signo de salud espiritual.
Gregorio Marañón. 1887-1960. Médico y escritor español.

Y nada mejor para eso que comenzar a ver el vaso medio lleno, sacar la cabeza del agua y ver qué tenemos: lo que ya recorrimos, amistades, familia, eso que nos reconforta y luego pensar en quién somos realmente.

Conocernos íntimamente en cuanto a intereses, habilidades y valores personales. ¿Cómo me veo en el futuro? Son cuestionamientos sanos para hacer el camino para el profesional que queremos ser, y ver si es posible alimentar nuestros intereses con la formación académica o el ejercicio luego del egreso.

Lo peor es abandonar ante las primeras barreras (o las últimas), la vida está llena de obtáculos, y por cierto que la formación académica también, pero es una parte de la vida, no la vida completa.

El estudiante de Odontología

Figura 1. El estudiante de odontologí­a, un dibujo ya clásico.

Una forma de acercarnos a la carrera es poder participar de actividades extracurriculares, como por ejemplo en grupos estudiantiles, donde se pueden desarrollar aspectos sociales, científicos y gremiales. Particularmente la Universidad de Talca tiene al GOP “Grupo de Odontologí­a Preventiva”, un espacio para universitarios de pre-grado, llenos de buena onda y motivados por el servicio social mediante las herramientas que van adquiriendo a medida que se avanza en la malla. También está la Sociedad Científica de Estudiantes de Odontologí­a, que está destinada a incentivar y desarrollar el método cientí­fico en relación al mejoramiento de la actividad odontológica. Y para participar en la mejora del gremio, un buen comienzo es el Centro de Estudiantes de Odontología, que vela por el bienestar de los estudiantes.

Permítanme decirles a quienes puedan llegar a leer esto no evaluar la carrera completa y sus posibilidades futuras por situaciones desagradables que puedan vivir en su formación, la preparación que recibimos en el pregrado es una burbuja necesaria, pero el modo de ejercicio de la profesión lo hace el egresado.

¡A no dejarse desmotivar!, lo más fácil es abandonar. No fracasa en su decisión aquel que puede llegar a dar un golpe de timón, sino el que se inscribe en un módulo sin madurar alguna idea que le permita asumirse como protagonista de su propia vida. Hay que entusiasmarse, comprometerse y entregarse sostenidamente a un objetivo. De esa forma, la elección se construye, se revalida, se renueva y se resignifica en la cursada del ramo.

Finalmente no vivan la carrera como si fuera una resolución que los salvará o condenará para toda la vida. Enmendar el rumbo no es alarmante. Eso sí, mientras piensan y se redefinen, sigan estudiando, mantengan despierto el instrumento para incorporar conocimiento. Para los momentos difí­ciles déjense apoyar por su familia y amigos.

Éxito en lo que resta del año!

Motivarse en la carrera cuando no nos va tan bien
5 (100%) 2 votes