Este tema también lo inspira el terremoto ocurrido en mi país. Lo comencé a escribir el día que asumieron las nuevas autoridades políticas en Chile (11/03/2010), en medio de numerosas y fuertes réplicas posteriores al terremoto del 27 de Febrero de 2010. Es difícil volver a la normalidad con las constantes sacudidas. El ambiente nacional por los fuertes movimientos telúricos está enrarecido. La alerta de un nuevo tsunami fue cancelada hace pocas horas. Qué tiene que ver todo esto con odontología? Mucho. Quizás la primera referencia que se tenga del Bruxismo sea el Antiguo Testamento cuando se habla del “crujir y rechinar de dientes” en relación con los castigos eternos. La influencia de la mente sobre el cuerpo es tema desde los primeros tratados de medicina y una de las patologías dentales más fuertemente asociadas a episodios de estrés y ansiedad (como nos tiene el terremoto) es el rechinamiento de dientes o bruxismo, y por estos días pacientes me han contado que estos episodios se han incrementado.

El Bruxismo produce un desgaste anormal en la superficie de los dientes, incluso la cara se “acorta” (pérdida de dimensión vertical) dando una imagen de mayor edad al paciente que lo padece

Antes de contarles que es el bruxismo, les listaré algunos antecedentes comunes a personas que lo padecen, puede que sea tu caso:

Muchas personas sufren de manera crónica (episodios repetidos en el tiempo)  dolores de cabeza (cefalea), molestias, sensación de cansancio y pesar en los músculos de la cara y del cuello, dolor en estas áreas, incluso cerca de los oídos; mareos, vértigos, sensación que las horas de sueño no son suficientes y que despiertan con la cara “apretada”. Puede ocurrir que hayan consultado especialistas de diversas áreas, sin que se pueda identificar la causa… también estas molestias pueden ser confundidas con otras enfermedades, lo que trae como consecuencia un tratamiento inadecuado, perpetuando esta condición. La incomodidad persiste, pudiendo hacerse insoportable o por el contrario, se aprende con resignación a convivir con esta molestia. Pero esto no es todo, más directamente todos estos pesares se pueden asociar con dolor en los dientes (odontalgia), lo que puede ser en uno o en varios de ellos, también desgastes en diferentes sectores de los mismos, roturas (fracturas), infracciones (líneas blancas que recorren la corona, cabeza de los dientes, casi siempre de manera más o menos vertical), pérdida de estructura en el cuello de los dientes, cercano a las encías, movimiento de dientes, incluso sensibilidad dentaria (hipersensibilidad dentinaria). Muchas de las alteraciones dentarias son imperceptibles para los pacientes, hasta que el dolor se presenta.

QUÉ ES EL BRUXISMO

Todas las molestias que les indiqué son producidas por el Bruxismo, que es una actividad parafuncional o una disfunción (algo no funciona bien) que se caracteriza por rechinar y apretar los dientes durante el día o más comúnmente en la noche, al dormir. Esta actividad se debe a una combinación de problemas relacionados con cómo mordemos (factores oclusales) y factores psíquicos, relacionados con el sistema nervioso central (ansiedad, estrés), lo que ocasiona este hábito masticatorio muy destructivo, que genera desgastes anormales en los dientes.

El Bruxismo puede ser un arma de destrucción masiva. En la foto se ve un daño severo

La importancia del bruxismo radica en el deterioro de los dientes, lo que presenta un difícil tratamiento, presencia de dolor en el rostro y cara (1 de cada 5 pacientes lo presenta) y los molestos sonidos de rechinamiento dentario para otras personas que habitan con el paciente (más si duermen acompañados).

El Bruxismo que se realiza de día es distinto al que se presenta en la noche. Los episodios de bruxismo nocturno se asocian con un paso de un sueño más profundo a uno menos profundo, y tienen como factor de riesgo principal a la ansiedad emocional, que ocasiona un sueño alterado.

Es importante concurrir a la consulta dental para verificar si se encuentra algún signo (algo que se pueda ver) o síntoma (lo que siente el paciente) del Bruxismo. Si el Bruxismo no se trata a tiempo puede llegar a destruir completamente los dientes por el desgaste como también producir o agravar alteraciones en la articulación témporomandibular (ATM), articulación que une la mandíbula con el cráneo.

CÓMO SE PUEDE COMBATIR EL BRUXISMO

Aunque el tratamiento del Bruxismo será parte de otro tema (sigan visitando el sitio ah!), les adelanto que muchos investigadores concuerdan en que el bruxismo no se detiene, y no tiene una cura específica, los tratamientos buscan reparar el deterioro causado (por ejemplo restaurar estructura dentaria perdida con coronas), y prevenir el daño en la boca, componentes y estructuras que la rodean (dientes, músculos, articulaciones, etc).

Los tratamientos para el bruxismo se pueden agrupar en tres grupos, en el primero estan las terapias conductuales que buscan cambiar el modo de reacción psicosocial o en palabras simples que el paciente ande más “relax por la vida”, en un segundo grupo estan los tratamientos con férulas oclusales, para que los músculos que andan hiperactivos se calmen; y finalmente un tercer grupo, donde se ubica el tratamiento con medicamentos, “pastillas para los nervios”, como las benzodiacepinas, relajantes musculares, antidepresivos y otros, para que los pacientes tengan un mejor dormir.

Paciente usando una Férula oclusal, llamada también Plano de Relajación o Miorrelajante

Vota por este Blog

Votar en los Premios Bitacoras.com